El triunfo suma un capítulo alegre a los tiempos difíciles de la familia Power

Compartí este artículo

A veces las imágenes en la pantalla no cuentan la historia completa.

Ese fue el caso de Will y Liz Power, quienes aparecieron el domingo en una emotiva celebración luego de la primera victoria del piloto en la NTT INDYCAR SERIES en más de dos años.

Obviamente, una victoria en esta categoría competitiva es siempre un motivo de alegría, pero ésta en Road America fue más que eso. Se trataba de una familia y los problemas de salud que casi le cuestan la vida a Liz en dos ocasiones; este último ocurrió hace casi exactamente un año.

En junio pasado, los Power debían viajar desde su casa en Carolina del Norte a Elkhart Lake, Wisconsin, para la octava carrera de la temporada. Liz, que había lidiado con una infección potencialmente mortal en la columna vertebral cinco meses antes, comenzó a alucinar en el automóvil mientras se dirigían al aeropuerto. Fue un momento de pánico que dejó a Will sin saber qué hacer. ¿Debería quedarse o debería irse?

“(Nos) subimos al auto, ella mira hacia abajo y dice: ‘Mira todos los gusanos en ese vaso’”, dijo Will. “Yo digo, ‘Oh, mi**rd*’”.

De mala gana, Will aceptó dejar que la madre de Liz, Kathy, la cuidara durante el fin de semana de la carrera, pero sus pensamientos estaban consumidos por asuntos médicos. Afortunadamente, los médicos descubrieron que Liz había mezclado medicamentos, lo que alivió algo de estrés, pero su fin de semana desde el punto de vista laboral fue nada menos que un desastre.

En la práctica del sábado, el auto de Power chocó contra el de Scott Dixon, quien estaba fuera de ritmo e intentaba apartarse del camino mientras Romain Grosjean y luego Power se acercaban en una sección rápida del circuito. El impacto con el auto de Dixon disparó a Power hacia la izquierda, y se estrelló contra una barrera de concreto. Power salió de su auto saltando como loco, estrechándole la mano a Dixon antes de empujarlo cuando se juntaron. Luego, Power pateó el suelo mientras se marchaba furioso.

El fin de semana de carreras nunca mejoró para el campeón de la categoría en ese momento. Se enojó con Grosjean por otro incidente y luego arremetió contra la pista misma, usando palabras para describir una parte del circuito que llevó al presidente de Road America, Mike Kertscher, a estacionar con humor un camión de limpieza frente a la casa rodante de Power. Lleno de tensión, Power movió el camión cerca del autobús de Dixon.

Power y su equipo del Team Penske nunca se recuperaron por completo. Comenzó la carrera desde la posición 22 y terminó 13. Al menos Liz estaba mejor en ese momento.

Power admitió que estuvo a punto de abortar el fin de semana.

“Es estresante, sí, esta situación” reconoció. “¿Debería correr o no? Luego, fallas gravemente (en la práctica). Supongo que por eso estaba tan enojado o simplemente estresado. Cualquier cosa me hacía enojar. (Estaba) lidiando con eso”.

La otra consideración fue su hijo, Beau, que tenía 6 años en ese momento. Como cualquier buen padre, la situación dejó a Power para comprender el alcance de sus responsabilidades parentales.

“Empiezas a pensar: ‘¿Debería correr?’” se preguntó a mi mismo. “Si algo le pasa a Liz y algo me pasa a mí (en las carreras), ¿ella mejorará? ¿Qué va a pasar (si no lo hace)? El médico dijo que esto puede volver en cualquier momento. ¿Debería correr? Eso fue lo que se me plantó en la mente el año pasado”.

Por primera vez en 17 temporadas, Power se quedó sin victorias, lo que puso fin a la segunda racha más larga en la historia de la categoría (Dixon ahora tiene 20). Power ingresó al Gran Premio XPEL del fin de semana pasado en Road America presentado por AMR con una racha de 34 carreras consecutivas sin llegar al carril de la victoria, fácilmente el tramo más largo de su trayectoria en la INDYCAR SERIES.

«Ciertamente no rindes al más alto nivel porque no quieres que tu hijo se quede sin padres», dijo. “Eso es más o menos lo que estás pensando».

“Sí, es difícil luchar con eso. Al final, sí, si ella no mejorara, dejaría de correr. Tendría que parar por mi hijo. Simple como eso».

Pero allí estaban el domingo, juntos en la victoria, celebrando, llorando, lágrimas de alegría. Hay mucho que agradecer.

“Fui muy especial” admitió. “Ella estaba llorando. Su madre también. Tenía a Beau allí».

“Sí, ha sido un camino difícil, pero volvemos a ser un equipo juntos”.

Texto original: Curt Cavin, indycar.com

Alex Palou y Scott Dixon buscan hacer historia en Le Mans

Siete pilotos que han participado en esta temporada en la NTT INDYCAR SERIES se han aventurado a Francia esta semana para participar en la carrera de autos sports más prestigiosa del mundo, las 24 Horas de Le Mans del 15 al 16 de junio.