Dixon surge del caos para ganar en las calles de Detroit

Compartí este artículo

Una vez más, Scott Dixon creó claridad a partir del caos para ganar una carrera de la NTT INDYCAR SERIES.

El neozelandés brindó otra clase magistral sobre cómo idear tácticas sobre la marcha con su estratega, Mike Hull, y ahorró combustible en su No. 9 PNC Bank Chip Ganassi Racing Honda, para vencer en el Chevrolet Detroit Grand Prix presentado por Lear este domingo en las calles de Detroit.

VER: Resultados de la carrera

El seis veces campeón de la NTT INDYCAR SERIES, Dixon, venció a su ex compañero de equipo y ganador de las 500 Millas de Indianápolis presentadas por Gainbridge de 2022, Marcus Ericsson, por 0s8567, en lo que fue el mejor resultado del sueco esta temporada a bordo del No. 28 Delaware Life Honda presentado por Andretti Global. Marcus Armstrong terminó tercero en el No. 11 Root Insurance Chip Ganassi Racing Honda, subiendo al podio por primera vez en su carrera.

«El equipo lo calculó perfecto «, dijo Dixon. “Estuvimos en la estrategia correcta. Ganamos. ¿Qué tal eso?”

“Siempre son las variables. Tratando de no meternos en problemas y de mantener el auto en el camino correcto. Tuvimos lluvia. Estaba por todos lados. No tenía idea de cómo iban a ocurrir las transiciones o incluso la estrategia. Muy feliz por todos en el equipo. Eso estuvo genial.»

Gracias a esta segunda victoria en la temporada, que se une a la primera lograda en abril en el Acura Grand Prix de Long Beach, Dixon escaló a la cima del campeonato aventajando por 18 puntos a su compañero de equipo, Alex Palou. Además, obtuvo la victoria número 58 de su carrera, colocándolo a nueve triunfos de empatar con A.J Foyt, que ostenta el récord de 67 triunfos.

«Con seguridad; siempre lo estoy”, dijo Dixon cuando se le preguntó si se está concentrando en empatar el récord de Foyt de siete campeonatos de la serie. “Hasta que lo supere, seguiré persiguiéndolo. Es un esfuerzo de equipo”.

Kyle Kirkwood terminó cuarto, el mejor resultado de la temporada, en el No. 28 AutoNation Honda presentado por Andretti Global, mientras que Alexander Rossi continuó con su buen estado completando los cinco primeros en el Chevrolet Arrow McLaren No. 7. Rossi, ganador de las 500 Millas de Indianápolis de 2016, terminó octavo o mejor en sus últimas tres largadas.

Dixon y Hull una vez más hicieron magia, eligiendo hacer su última parada en boxes bajo bandera amarilla al final de la vuelta 56 y esperando que hubiesen suficientes períodos de precaución para guardar combustible hasta el final en la vuelta 100. La estrategia funcionó a la perfección, ya que hubo dos amarillas más que le permitieron administrar el combustible Shell 100% Renewable Race Fuel para llegar a la meta deteniendo, incluso, el ataque de Ericsson.

Hemos visto esta película antes en la legendaria carrera de Dixon, muchas veces y recientemente.

Dixon logró un increíble ahorro de combustible para ganar en abril en Long Beach e hizo lo mismo en agosto pasado en el World Wide Technology Raceway, haciendo una parada menos que los demás para ganar. Esa victoria en el óvalo se produjo una carrera después de que Dixon ganara en el autódromo del Indianapolis Motor Speedway a pesar de ser arrojado al césped y caer al final del pelotón en la curva 1, usando la estrategia de Hull para volver al frente y su pie derecho entrenado para permanecer allí a pesar de la escasez de combustible.

Hoy, en el centro de Detroit, parecía que Dixon podría navegar hacia el Círculo de la Victoria durante esas últimas 13 vueltas en el circuito callejero de nueve curvas y 1,645 millas. Luego, Ericsson pasó a Kirkwood por el tercer lugar para poner su mirada en Armstrong mientras rodaba casi un segundo más rápido que Dixon, que consumía combustible.

Mientras tanto, el piloto del Chip Ganassi Racing lidiaba con la turbulencia y el ritmo más lento del No. 26 Gainbridge Honda de Colton Herta, del ganador del premio NTT P1 durante el sábado, directamente delante de él y como último en la vuelta del líder. Sólo 1,6 segundos separaban a los tres primeros en la vuelta 94.

Dixon finalmente superó a Herta en la vuelta 95 para limpiar la pista y el aire. Ericsson había echado un vistazo a Armstrong varias veces, pero no pudo completar el sobrepaso por el segundo puesto hasta la vuelta 99, quedando 2,1 segundos detrás de Dixon en la bandera blanca.

El sueco aprovechó al máximo su última vuelta, reduciendo el margen de Dixon a más de la mitad. El esfuerzo no fue suficiente para alcanzar a “The Iceman”, pero de todos modos Ericsson estaba emocionado de recuperarse de las 500 Millas de Indianápolis, en las que fue eliminado en la vuelta 1 después de quedar atrapado en el trompo de Tom Blomqvist.

“Después del mes de mayo que tuvimos, fue muy, muy difícil mentalmente”, dijo Ericsson. “Soy nuevo en este equipo. Quiero mostrarme como un piloto de primer nivel, como me contrataron, así que fue realmente importante. Teníamos mucho ritmo. Una vuelta más y podríamos haber conseguido esa victoria. Pero gran día”.

Los primeros tres cuartos de la carrera fueron puro caos, con ocho períodos de precaución que abarcaron 47 vueltas, en las primeras 73. El tramo más largo con bandera verde durante ese lapso fue de 13 vueltas, lo que hizo que las cabezas de los estrategas dieran vueltas en la pared de boxes mientras reflexionaban distintas opciones sobre la marcha al tiempo que hablaban por radio con los pilotos.

A todo esto, se sumó un cambio en la estrategia de neumáticos durante las primeras 15 vueltas cuando la idea predominante de que el neumático alternativo Firestone Firehawk era el caucho más rápido resultó errónea, lo cual quedó demostrado cuando Palou, que largócon ese compuesto y cubiertas usadas, perdió agarre mucho antes de lo esperado y tuvo que entrar a boxes en el final de la vuelta 11.

Luego, hay que considerar también la llegada de una lluvia pasajera en la vuelta 34, lo que provocó que los estrategas y el personal de boxes corrieran por la calle de boxes mientras los pilotos y equipos decidían si entraban a colocar neumáticos de lluvia o se quedaban afuera y apostaban a que la lluvia, que ni siquiera aparecía en los radares, abandonaría el área rápidamente.

Dixon, Ericsson y Kirkwood estuvieron entre los ocho pilotos que no colocaron neumáticos de lluvia. Eso los ayudó a avanzar más en el orden de carrera y a posicionarse para terminar entre los cinco primeros, ya que su apuesta funcionó cuando la lluvia ligera abandonó el área a toda prisa.

Ese trío sólo hizo dos paradas en toda la carrera. Dixon tomó la delantera por primera vez y definitivamente en la vuelta 66 cuando el ganador de Detroit 2023, Palou, hizo la última de sus cinco paradas en el No. 10 DHL Chip Ganassi Racing Honda. El español, actual bicampeón de la serie, terminó en el puesto 16, rompiendo su racha de 23 finales consecutivos entre los ocho primeros en eventos puntuables

El próximo evento de la NTT INDYCAR SERIES es el próximo domingo 9 de junio con el XPEL Grand Prix en Road America, Elkhart Lake, Wisconsin (16.30 ARG/13.30 MEX por Star Plus).

Texto original: Paul Kelly, indycar.com

Alex Palou y Scott Dixon buscan hacer historia en Le Mans

Siete pilotos que han participado en esta temporada en la NTT INDYCAR SERIES se han aventurado a Francia esta semana para participar en la carrera de autos sports más prestigiosa del mundo, las 24 Horas de Le Mans del 15 al 16 de junio.