Ericsson y Rahal enfrentaron olas turbulentas durante el drama de la eliminación

Compartí este artículo

Marcus Ericsson escapó de su propio error el domingo en el Indianapolis Motor Speedway, y Graham Rahal escapó de la burbuja –nuevamente– en la clasificación para las 500 Millas de Indianápolis presentadas por Gainbridge.

Tal como lo fue para dos de las mayores estrellas de la NTT INDYCAR SERIES, quienes comenzarán las “500” del próximo fin de semana desde la última fila.

Al menos tienen una fila para empezar.

Durante la mayor parte de la sesión de clasificación de última chance para cuatro pilotos, parecía que Ericsson, el ganador de las “500” de 2022, sería el que quedaría atrás. Calculó mal la vuelta en la que se encontraba en su intento de clasificación de cuatro vueltas y levantó el pie del acelerador justo después de tomar la bandera blanca. Luego, cuando se le terminaba el tiempo en una sesión altamente emotiva, tuvo que aguantar para conseguir la 32da. posición de largada.

El promedio de cuatro vueltas de Ericsson (230.027 mph./370,113 km/h. en el Delaware Life Honda Nro. 28) fue un poco mejor que los 229.974 mph. (370,028 km/h.) de Rahal en el United Rentals Honda Nro. 15, lo que le valió una posición segura en la grilla de 33 autos cuando aún restaba la última salida de Nolan Siegel en el Dale Coyne Racing Honda Nro. 18.

El novato Siegel no pudo encontrar la magia y rebotó en la pared exterior en la curva 1 antes de deslizarse y detenerse contra la barrera de la curva 2. En la calle de boxes, Rahal exhaló. Se había evitado un segundo desastre.

Rahal se negó a celebrar abiertamente, sabiendo muy bien el dolor emocional que sentían Siegel y Dale Coyne Racing. Es por eso que Rahal se apresuró a felicitar a los tres participantes de la Clasificación de Última Chance mientras todos todavía estaban en la calle de boxes.

“Sé lo difícil que es esto y sé lo difícil que es perder (la carrera)”, dijo el piloto de Rahal Letterman Lanigan Racing. “Respeto muchísimo a esa gente. No hay motivo para celebrar. Estamos en el puesto 33. Ahí no es donde deberíamos estar; ahí no es donde queremos estar. Pero estamos en el programa.

«Estamos dentro. Eso es todo lo que puedo decir».

Ericsson y Rahal comenzarán atrás en la carrera del próximo fin de semana junto con Katherine Legge de Dale Coyne Racing, quien logró el promedio de clasificación más rápido en cuatro vueltas (230.092 mph./370,218 km/h. en el elf Cosmetics Honda Nro. 51) de los cuatro pilotos en la Clasificación de Última Chance. Rahal participará por 17ma. vez, Ericsson irá por su sexta carrera y Legge por la cuarta.

Ericsson ha finalizado primero y segundo en las dos últimas “500”, pero hará falta algo que el evento nunca haya visto para que consiga otra victoria. Ray Harroun (1911) y Louis Meyer (1936) fueron los que largaron desde más atrás para luego ganar la carrera: cada uno de ellos empezó en el puesto 28.

Ericsson y Rahal pueden consolarse sabiendo que Scott Goodyear condujo desde el puesto 33 hasta terminar segundo en 1992, mientras que Jim Rathmann (1957) y Mario Andretti (1981) terminaron segundos después de comenzar en el puesto 32. Se puede avanzar en un campo competitivo, pero habrá momentos más desafiantes que los que enfrentarán otros que comienzan cerca del frente, particularmente al principio.

Ericsson no debería estar en esta posición, pero un accidente de tres impactos en la curva 4 a principios de semana dejó atrás su programa Andretti Global. El equipo nunca pareció conseguir que el auto de respaldo igualara la velocidad del auto principal de Ericsson, y cada día después parecía de mal humor.

No hubo mejor ejemplo de ello que en la primera carrera del domingo. Justo después de cruzar la Yarda de Ladrillos después de su tercera vuelta, sorprendentemente levantó el acelerador. Una llamada en la radio del equipo le imploró que siguiera adelante. Su velocidad en esa última vuelta fue de 195,411 mph. (314,416 km/h.).

«No puedo creer que haya hecho eso» dijo el veterano piloto.

El doble problema llegó en forma de una pista caliente (las temperaturas se elevaron a más de 130 grados/52°C) y un motor caliente. Andretti Global intentó calmar a este último haciendo que Ericsson circulara por el óvalo de 2,5 millas a un ritmo reducido, y aparentemente hizo lo suficiente para mejorar la situación. A las 5 de la tarde, cuando sólo quedaban unos minutos de sesión, salió de boxes para tener una última oportunidad.

«Había sido difícil conducir el auto desde mi accidente» admitió. “Sin duda fue un desafío mental muy, muy difícil”.

Recuerde, Ericsson todavía alberga esperanzas de campeonato a pesar de un comienzo de temporada difícil. No haber conseguido un puesto inicial en las “500” habría sido desastroso.

Para Rahal, haber sido expulsado dos años seguidos habría sido aún peor.

“Nunca se siente tranquilo, nunca se siente bien”, dijo Rahal sobre estar sentado en la burbuja mientras el tiempo se acaba. “Al menos esta vez salí del auto y me puse de pie para ver el veredicto de lo que iba a pasar en lugar de mirar una tablet (en el habitáculo del piloto en la calle de boxes).

“La forma en que están escritas las reglas para la (clasificación de última chance) no es favorable para aquellos que están a punto de quedar eliminados. No puedes moverte. Si te sales de la línea, te tomas tu tiempo. No se le permite realizar los ajustes que desee en el automóvil de forma proactiva. Tienes que esperar para ver y luego (salir). Puedes cambiar neumáticos y poner combustible y eso es todo”.

Y espera.

«No es una buena sensación», dijo.

Rahal sabe muy bien que Indy tiene un historial de dejar fuera a estrellas. Bobby Rahal era tres veces campeón reinante de la categoría cuando quedó eliminado de la carrera en 1993. La organización de Roger Penske se perdió por completo en 1995 cuando los ex ganadores de «500» Emerson Fittipaldi y Al Unser Jr. no pudieron encontrar suficiente velocidad un año después de dominar la carrera.

James Hinchcliffe fue expulsado en 2015. El dos veces campeón de Fórmula Uno, Fernando Alonso, fue excluido sin ceremonias en 2019. Rahal fue elminado el año pasado, nada menos que por sus compañeros de equipo Jack Harvey. La angustia ocurre a menudo aquí, y casi volvió a suceder el domingo.

Siegel estuvo a punto de ganar su primera participación en las “500” con el primer intento de clasificación del domingo, un promedio de cuatro vueltas de 229.566 mph. (369,371 km/h.) La salida de Rahal resultó ser un poco mejor con 229.974 mph. (370,028 km/h.).

“Esas fueron las mejores cuatro vueltas que he corrido aquí”, dijo Siegel, de 19 años, ganador de la carrera INDY NXT by Firestone y contendiente al campeonato. “Algunas de las mejores cuatro vueltas que he hecho y me sentí muy bien. Simplemente no fue lo suficientemente bueno».

«Nosotros dimos todo».

Rahal quedó impresionado.

«Tengo un enorme respeto por Nolan» destacó. “Como dije en la televisión, puede que sea un nombre nuevo para mucha gente, pero es un nombre con el que ustedes se van a familiarizar. Ha ganado en todos los niveles; ha ganado en todo lo que ha hecho. Él estará aquí; él va a estar ganando aquí. No hay duda de eso”.

Mientras tanto, continúa el espectáculo de 33 autos sigue adelante. Con Ericsson. Con Rahal.

Texto original: Curt Cavin, indycar.com

Resumen de pruebas: Indy NXT Milwaukee

Veinte pilotos de la INDY NXT by Firestone se prepararon para las Milwaukee 100 del 31 de agosto próximo realizando pruebas el miércoles 12 de junio en el histórico Milwaukee Mile.