Search
Close this search box.

Kirkwood eufórico tras recuperase y terminar en un impresionante sexto lugar en Detroit

Kyle Kirkwood se recuperó de un comienzo desastroso para capturar un sexto lugar final en el Chevrolet Detroit Grand Prix presentado por Lear el 4 de junio.

La largada original se neutralizó debido a que los autos no estaban en una formación apretada, lo que retrasó la bandera verde hasta la vuelta 2 de 100. Momentos después, Kirkwood, quien había largado 12°, estaba entrando en la curva 3 cuando fue golpeado por detrás por el No. 77 Juncos Hollinger Racing Chevrolet de Callum Ilott. El contacto fue lo suficientemente fuerte como para destruir todo el alerón trasero del AutoNation Honda No. 27 de Kirkwood, mientras que Ilott se convirtió en el primer abandono de la carrera.

La bandera amarilla salió, lo que le dio a Kirkwood la oportunidad de obtener un nuevo alerón trasero gracias a su equipo Andretti Autosport en la vuelta 3 sin perder una vuelta. Además, regresó a la calle de boxes en la siguiente vuelta para cambiar los neumáticos Firestone alternativos más blandos (flanco verde) por un juego del compuesto primario (flanco negro).

El rally para avanzar comenzó en el reinicio subsiguiente en la vuelta 7.

En la vuelta 33, Kirkwood se había metido brevemente entre los 10 primeros, aunque con la ayuda de un ciclo de paradas en pits para todos. Después de una parada en boxes adicional propia, en la vuelta 37, y permaneciendo con los neumáticos primarios preferidos, continuó progresando y, de hecho, encontró el liderato en la vuelta 69 durante otro ciclo de paradas en boxes.

Pero esta vez, con una pista despejada por delante, presionó para lograr su vuelta más rápida de la carrera y superó a sus rivales para entrar entre los 10 primeros por el resto del día. Tras entrar en boxes por última vez en la vuelta 70 y equiparse con otro juego de neumáticos primarios, volvió a la acción séptimo antes de pasar a su compañero de equipo Romain Grosjean en la vuelta 78 en camino a asegurar su segundo top 10 de la temporada.

“Fue un regreso fantástico para el AutoNation Honda No. 27 y nuestro equipo”, dijo Kirkwood. “Lo aplastamos cuando era necesario. Estábamos en el puesto 26 después de ser golpeados en un incidente que no fue culpa nuestra. Entonces, lidiamos con los daños durante toda la carrera, pero aún teníamos un auto de carrera realmente rápido y paradas rápidas en boxes. Todavía teníamos una buena estrategia y todavía podemos pasar algunos autos, lo que no mucha gente puede decir que creo hoy. Éramos uno de los autos más rápidos que había”.

El regreso fue aún más impresionante considerando que este fue un evento lleno de espacios reducidos y conducción con los codos hacia afuera debido a la naturaleza desafiante del circuito callejero temporal de 1.7 millas y nueve curvas en el centro de Detroit. Hubo siete neutralizaciones a lo largo del día, lo que representó 32 vueltas.

“Fue una carnicería al final”, dijo Kirkwood. “Llegó a un punto en el que algunos pilotos se jugaban todo y otros no, y veníamos de a tres a lo ancho. Algunos pilotos cedían y otros no”.

“Yo era uno de los que estaba cediendo porque pensaba: ‘No hay forma de que esto no termine en un desastre de alguna forma, sin dudas’. No sé cómo no lo hicieron los que iban adelante. Estuve a punto de hacer un trompo en la curva 3 en la última vuelta”.

La agresión aumentó sobre el final de la carrera porque permanecer en la trayectoria ideal era una prioridad debido a la creciente cantidad de acumulación de caucho, y estaban las “canicas” al salir de la línea. Solo la mitad del ancho de un auto fuera de la línea ideal perjudicó los tiempos de vuelta ya que la adherencia se deterioró considerablemente.

Sentado en la pared del pit después de la carrera, Kirkwood respiró hondo y miró su maltratada máquina, con el alerón delantero y los pontones ennegrecidos por la goma y daños visibles en la parte inferior del ala. El resultado fue el tercer top 10 de su carrera en la NTT INDYCAR SERIES y el primero desde que ganó el Acura Grand Prix de Long Beach en abril, en la que fue la primera victoria de su carrera.

“Ese es mi segundo mejor resultado en la INDYCAR SERIES, así que no está mal”, dijo Kirkwood. “Lo tomaremos. Fue una buena recuperación. Una recuperación del fin de semana pasado también. Recuperación de la clasificación. Clasificamos 12º y terminamos sextos y nos sobrepusimos a este incidente en el que nos vimos atrapados o en el que me golpearon por la parte de atrás al comienzo de la carrera. Deberíamos estar muy felices”.

Texto original: Joey Barnes, indycar.com

Titulares

Comparte esta noticia

Obtenga su dosis de velocidad

Suscríbete a Indycar Latinos y recibe notificaciones sobre nuestras nuevas publicaciones