Daly cree que la concentración directa del DRR en Indy genera una receta ganadora

Compartí este artículo

La chispa de la última oportunidad de Conor Daly de lograr su primera victoria en las 500 Millas de Indianápolis por Gainbridge se encendió con un mensaje directo en las redes sociales.

Daly, nativo de Indiana, inicialmente ignoró el mensaje de Chris Wade, miembro de la comunidad blockchain de Internet descentralizada llamada Polkadot, quien, según Daly, envió un mensaje largo preguntándose si la compañía sería un buen patrocinador de Indy 500.

«Fue un mensaje largo» comentó Daly. “No sabía lo que estaba pasando. Recibo muchos mensajes directos extraños en Internet. Nunca se sabe cuál podría ser”.

El mensaje era legítimo. Daly y el copropietario del equipo y concesionario de automóviles de Indianápolis, Dennis Reinbold, quitaron la cubierta del Chevrolet No. 24 de Polkadot Dreyer & Reinbold Racing el 9 de abril en Pagoda Plaza en el Indianapolis Motor Speedway. Menos de 24 horas después, Daly y el auto corrían a toda velocidad por la pista de 2.5 millas en el Open Test.

Si bien Daly ha terminado entre los 10 primeros en Indy en tres de los últimos cinco años, tres mientras conducía para Ed Carpenter Racing y el otro en 2019 con Andretti Global, cree que este año será el primero en un auto de carreras con Dreyer & Reinbold Racing, será su mejor oportunidad de lograr la victoria en la que será su undécima participación en las “500”.

«He conducido para Dennis antes, pero ha sido un auto fuera de su concesionario» dijo Daly.

Hace varios años, cuando el Subaru de Daly se averió, Reinbold le proporcionó a Daly un auto prestado de uno de sus concesionarios de automóviles locales. Daly espera pagarle a Reinbold con una victoria en mayo.

“En ese entonces sabía que era una buena inversión con Conor” ​​explicó Reinbold. «Facilitó el camino para que firmara con nosotros más adelante».

Con Daly en un auto y el veterano Ryan Hunter-Reay, campeón de la INDYCAR SERIES 2012 y ganador de las 500 Millas de Indianápolis 2014 en el otro, la organización parece preparada para un fuerte mes de mayo.

«Obviamente, en mi posición actual, me hubiera encantado participar en más carreras de INDYCAR» agregó Daly. “Pero la Indy 500 es, sin duda, mi objetivo final. Quiero poder saber a qué sabe la leche”.

“Es el mejor escenario posible. Todo lo que haces cuando te presentas a mayo es tener la mejor oportunidad de ganar. Obviamente tengo mucha experiencia allí ahora. Creo que sé lo que se necesita para correr al frente”.

«Sé lo que quiero. Dennis sabe de dónde viene la velocidad. Esperemos que todo el trabajo que hemos hecho en la temporada baja, la unión de todos, sea una gran receta para el éxito”.

Esos ingredientes están arraigados en el plan de acción único de la RRD para lograr el éxito. El equipo con sede en Indianápolis se especializa en preparar autos únicamente para la Indy 500. El equipo ha disputado sólo “El mayor espectáculo de las carreras” en nueve de los últimos 10 años. La única excepción se produjo en 2020, cuando DRR corrió en los tres eventos efectuados en el circuito interno del Indianapolis Motor Speedway de 2.439 millas (3.924 mts.).

«Indy fue el centro de lo que hicimos» dijo Reinbold. «No teníamos suficiente patrocinio para poder invertir realmente en todas las demás categorías, por lo que nos concentramos en Indy en ese momento».

Reinbold hizo saber esta semana que la RRD no es un equipo a tiempo parcial y quiere deshacerse de esa etiqueta. Puede que no corra en las 17 del torneo, pero en esencia es un equipo de carreras de tiempo completo.

Los empleados no son estacionales. Una vez que cae la bandera a cuadros en las 500 Millas de Indianápolis, la atención de tiempo completo se centra en la carrera del próximo año.

«Recapitulamos la Indy 500 cada año y nos concentramos en los cambios que necesitamos hacer para mejorar al año siguiente» sentenció Reinbold. “Hemos hecho eso y puesto esas cosas en su lugar”.

“No estamos haciendo esto sólo en el último minuto. Hay mucha planificación y preparación. No dedicamos tiempo ni esfuerzo a óvalos cortos, autódromos o callejeros. Nos centramos plenamente en esta carrera”.

Los coches de DRR han disfrutado de un éxito reciente. Hunter-Reay terminó 11mo. en las 500 Millas de Indianápolis del año pasado. Santino Ferrucci fue un lugar mejor en 2022. Sage Karam terminó séptimo en 2021.

Eso es genial, pero Reinbold dijo que el equipo no pretende terminar entre los 10 primeros. Está aquí para ganar.

Eso es música para los oídos de Daly. Ha corrido antes exclusivamente en las Indy 500. Pero esas situaciones fueron diferentes porque esas organizaciones también competían con otros autos en la temporada completa.

«Conozco todo el espectro de lo que es estar en Indy» destacó Daly. “Hay varios elementos que se necesitan para la velocidad aquí en Indy. Todo eso sucede fuera de la pista. Una vez que llegue aquí, hay muchas cosas que podemos hacer entre nuestros ingenieros para realizar ajustes”.

“Pero toda la velocidad proviene del desarrollo durante el invierno, de lo que Dennis está haciendo con su gente en múltiples áreas. También ayuda que Dennis tenga una gran relación con Chevrolet. Queremos tener a esos muchachos comprometidos, trabajando con nosotros a un nivel muy alto”.

“Cuando entro al taller, donde veo dónde se hace el trabajo, eso me da confianza. Todo ese trabajo se hace fuera de la pista. De ahí viene la velocidad. Creo que Dennis sabe dónde hacer el desarrollo. Eso es lo que me entusiasma de estar aquí con estos muchachos”.

Texto original: Eric Smith, indycar.com

Voces del paddock: Ferrucci al ataque en Iowa

Santino Ferrucci fue el protagonista de la Hy-Vee Homefront 250 del sábado por la noche presentada por Instacart. Entre los adelantamientos totales en pista en el evento de 250 vueltas en Iowa Speedway, Ferrucci representó el 14,3 por ciento de ellos.

McLaughlin consigue su primer victoria en óvalos en Iowa

Sí, Scott McLaughlin quería ganar la carrera de la NTT INDYCAR SERIES del sábado en Iowa Speedway, pero después de hacerlo reconoció que quería algo mucho más, algo que ha estado buscando ganar desde que llegó a los EE. UU. hace casi cuatro años.