Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Leandro Juncos buscará pelear por el campeonato de la USF Juniors

Entrevista de Mauro Feito para Indycar Latinos

Tiene 18 años, una vida por delante. Pero ya tuvo que decidir entre dos pasiones: el fútbol o el automovilismo. Lo curioso es que se destacó en ambos siendo niño o adolescente. En las cuatro ruedas, en karting. Con el fútbol, casi llega a jugar en Primera División en la Argentina, el fútbol que dio las semillas para formar la Selección campeona del Mundo.

Se llama Leandro Juncos y tiene sangre argentina, por su padre Ricardo, y brasileña, por su madre Danielle. O sea, en fútbol estaba casi obligado a destacarse. Pero finalmente cambió el balón por el volante. Y parece ser definitivo. Lo cuenta en esta charla con INDYCAR Latinos, en la previa a su temporada de carreras.

«El automovilismo siempre me llamó la atención, nací prácticamente arriba de un auto de carreras», detalla Leandro en la charla desde el taller del Juncos Hollinger Racing. El apellido, hace ya algunos años, es sinónimo de automovilismo en la Argentina. Ricardo se ha hecho un lugar grande en las carreras estadounidenses. Y en el corazón de los criollos, cuando se jugó una carta fuerte apostando por Agustín Canapino, que va por su segunda temporada en INDYCAR. Pero volvamos a Leandro, que mamó desde bebé esta pasión.

«A los dos o tres meses de mi vida viajaba con mis padres a las carreras. Siempre estuve cerca del equipo y obviamente mi primera pasión son los autos. Pero lógico el fútbol es algo que siempre hice porque el karting era muy costoso. Entonces empecé a jugar lo más profesional posible. Y en un momento le apunté al fútbol y llegué a un nivel alto en la Argentina. Llegué a jugar en Reserva en Central Córdoba de Santiago del Estero, que está en Primera. Y entrenaba con la Primera, un nivel bastante alto. Pero bueno, se dio que apareció una oportunidad de una prueba en un auto de monopostos en la Argentina. Estaba en duda qué hacer… Por ejemplo, el año pasado me perdí las 500 Millas por entrenar al fútbol en la Argentina y sentí que me dolió mucho. Y luego de eso fui a la carrera de Turismo Carretera en Buenos Aires y ver la gente, la pasión, los autos… Tomé la decisión de volver a Estados Unidos y apuntar otra vez a los autos. Tuve la oportunidad de la prueba, creo que la aproveché y espero pelear el campeonato en 2024», explica en el diálogo con INDYCARLatinos.

– ¿Cómo es la categoría donde vas a correr y cómo es el auto?

– El auto es un USF Juniors. Es un chasis Tatuus JR23 de Italia, el mismo que se usa en la F3 y la F4 de ese país. Con caja de seis marchas, unos 175 caballos. Es el mismo chasis de la USFPro y la USF2000, que son parte de la escalera Road To Indy. Es parecido a un auto de F3 Metropolitana de Argentina, con más de carga, más liviano y más grip mecánico. Pero hay 30 autos en la categoría, estará muy reñido el campeonato.

– Cuando tomaste la decisión, ¿cómo te apoyó la familia?

– El apoyo de mis padres siempre lo tuve para cualquier cosa que hice. Con el fútbol, con las carreras, con el colegio. Sentí el apoyo de los dos. El sabe (Ricardo) que siempre las carreras fueron lo que más me llamaron la atención y fue el primero en apoyarme y obviamente mi mamá me quiere en casa (por Estados Unidos) y apoyó que corriera acá. Me ayudaron un montón siempre, no me puedo quejar. Tuve 100% el apoyo de ambos en cualquier cosa que emprendí en mi vida.

– Antes de tomar la decisión hiciste dos pruebas en la Argentina. ¿Qué significaron?

– La prueba en la Argentina estuvo muy buena, fue clave. Pude probar un auto de F3 Metropolitana en Concepción del Uruguay y también un día en La Plata. Fue una experiencia buena. Conductivamente es un auto muy distinto, debes aplicar otro estilo de manejo. Primero porque es una caja en H, no secuencial y con paddle shift como acá. Eso ya cambia. La mecánica del auto es distinta. Pero volver a tener contacto con el poder de frenado, las curvas, el grip… significó un montón. Tuve un gran apoyo del AA Racing de Andrés D’Ambrosio, él me ayudó mucho. Fue un plus para prepararme para las pruebas de acá con el USF Juniors.

– En 2023 estuviste trabajando casi la mitad del año con el equipo de INDYCAR del JHR…

– Sí, es verdad. Tuve la oportunidad de trabajar con el auto 78 de Agustín en INDYCAR. Es más, cuando volví de Argentina aterricé en Estados Unidos y volé directamente a Mid-Ohio para la carrera. Poder ver cómo trabajan los ingenieros, mi padre, Agustín, me sirvió mucho para mi trabajo. En las últimas cuatro carreras del año tomé decisiones sobre la estrategia en carrera, qué hacer y ayudé conductivamente con datos a Agustín, le alcancé información de lo que decían los datos. Y estuvimos muy bien, fue un éxito trabajar con él. Aprendí mucho con Agustín, con mi papá. Estuve al lado de él, fue una experiencia increíble. Verlo a Agustín cómo analiza el auto, cómo analiza la puesta a punto, fue impresionante. Me capacité mucho a su lado. Trataré de aplicar lo mismo cuando yo corra.

– Una pregunta que se hacen varios, que mejor que vos para explicarlo. ¿Por qué el auto no es del Juncos Hollinger Racing?

– Claro, no estoy bajo el techo del JHR. Primero, porque en el equipo no tenemos un auto de USF Juniors. El equipo nunca tuvo ese tipo de chasis. Entonces con semejante estructura de gente abocada al INDYCAR e IndyNXT, comprar un auto de USF Juniors por un año y tenerlo en el taller, no se hubiese justificado. Es mucho trabajo acá adentro, mucho gasto, exige más organización. No se hubiese hecho de la manera correcta. Y cualquier cosa que queremos hacer con mi papá lo queremos hacer lo mejor posible. Entonces tomamos la decisión de ir con DForce que es un equipo establecido en la categoría, con compañeros de equipo con experiencia, ya van dos años seguidos que ganan el campeonato. Era mucho mejor hacerlo con ellos y con su soporte que intentar hacerlo con JHR sin conocer el auto y casi sin gente. Fue la mejor opción ir con DForce. Pone un poco de presión porque fueron campeones ya en los dos campeonatos que se hicieron…

– ¿Y cuál es el objetivo?

– El objetivo es ese, muy simple, salir campeón. Es muy costoso correr y creo que la oportunidad que me dieron en el equipo es única. Sí o sí hace falta salir campeón. Yo lo veo así. Lo bueno es que la categoría te da una beca para ir a USF2000. Ese es el objetivo e ir poco a poco avanzando en la escalera de Road to Indy y pensar en un futuro en la IndyNXT y, por qué no, en INDYCAR.

La tercera temporada de USF Junior abrirá el 5 de abril en NOLA Motorsport Park. Serán 16 carreras y tres fines de semana los compartirán con INDYCAR. El campeón se llevará la beca «scholarship» de 263,700 dólares para competir en la USF2000 en 2025. En esa misión estará Leandro Juncos con toda la pasión que lleva su sangre.

Titulares

Comparte esta noticia

Obtenga su dosis de velocidad

Suscríbete a Indycar Latinos y recibe notificaciones sobre nuestras nuevas publicaciones